Glándulas anales autodrenantes en perros

[ad_1]

Glándulas anales autodrenantes en perros

Las glándulas anales de un perro se encuentran a ambos lados de su ano. Cada una de las glándulas contiene un saco (en el centro de la glándula) que está lleno de un líquido maloliente que se usa para marcar el olor.

Los problemas de las glándulas anales no ponen en peligro la vida y son relativamente comunes en los perros.

Las glándulas anales sanas aflojan un pequeña cantidad de líquido cada vez que su perro tiene una evacuación intestinal.

Sin embargo, algunos perros pueden experimentar problemas de salud que afectan la capacidad de la glándula para liberar su líquido.

Cuando los sacos anales están bloqueados, pueden dilatarse, doler e incluso infectarse.

En caso de este bloqueo, consulte a un peluquero o veterinario, o aprenda a vaciar manualmente las glándulas anales en perros.

Debería nunca ignorar las glándulas anales de su mascota cuando están hinchadas. Esto puede provocar fístulas perianales (una abertura desde el interior del ano hasta la piel).

Síntomas de un bloqueo de la glándula anal

Los perros con glándulas anales bloqueadas suelen presentar los siguientes síntomas:

  • Lamido excesivo de sus traseros.
  • Scooting (arrastrar el trasero por el suelo o el suelo)
  • Enrojecimiento alrededor del ano
  • Exprimir los sacos en momentos “inapropiados” (dentro con una pala)
  • Pus o sangrado alrededor del ano

Cuando NO vaciar las glándulas anales en los perros

Solo está bien auto-evacuar las glándulas anales en los perros en la primera etapa, cuando acaban de ser bloqueadas.

Pero cuando el problema ha progresado y su perro está empujando dolor o dolor leveo cuando veas sangre o pus alrededor del ano de su perro, no intente vaciarlo usted mismo.

Llame a su veterinario para concertar una cita.

¿Qué causa un bloqueo en las glándulas anales?

Si las glándulas anales están irritadas o bloqueadas, la dieta del perro suele ser la culpable.

Una materia fecal demasiado blanda no funciona correctamente en la glándula anal. Como resultado, el líquido se acumulará en las bolsas en lugar de liberarse.

Las marcas baratas de comida para perros no contienen suficiente fibra para endurecer las heces. Cambiar a alimentos para perros con alto contenido de fibra puede ser la solución para las glándulas bloqueadas. Busque estas fibras en una croqueta de alta calidad:

  • linaza
  • Zanahorias
  • legumbres
  • Manzanas
  • avena
  • grano completo
  • Pulpa de remolacha
  • Las pulgas recuerdan

También existen problemas médicos que pueden provocar un bloqueo de las glándulas anales en los perros, como diarrea crónica, cáncer de glándulas anales o glándulas anales mal colocadas.

Algunas alergias (tanto de temporada como dietéticas) también pueden afectar las glándulas anales de su perro.

Razas de perros propensos al bloqueo de las glándulas anales

Los perros de razas grandes no suelen tener problemas con sus glándulas anales.

Los caninos pequeños a medianos tienen más probabilidades de verse afectados por las glándulas anales afectadas o infectadas.

Por ejemplo, los dueños de Bassett Hounds, Cocker Spaniels, Miniature and Toy Poodles, Chihuahuas, Beagles, Lhasas y Dachshunds (por nombrar algunos) deben ser más atentos y cuidadosos con el cuidado y tratamiento de las glándulas anales de su mascota.

Glándulas anales vacías en perros

Si encuentra que las glándulas anales de su cachorro están bloqueadas pero no sangran ni liberan pus, puede vaciarlas usted mismo. Este procedimiento es relativamente sencillo, pero puede resultar complicado; se hace mejor con dos manipuladores.

Paso 1: Si tienes un perro de tamaño pequeño a mediano, colócalo sobre una mesa y asegúralo. Arrodíllate en el suelo detrás de perros grandes y asegúrate de que estén sentados de forma segura y cómoda.

Paso 2: Localice las glándulas anales mirando el ano de su mascota: una tiene cinco y la otra siete.

Paso 3: Pídale a otro guía que sujete suave pero firmemente al perro con un brazo debajo de la cabeza y lo envuelva alrededor del cuello del perro. Use el otro brazo para abrazar al perro cerca de su cuerpo.

Paso 4: La persona que pellizque las glándulas anales de su perro debe ponerse un par de guantes de látex (o similar). Lubrique el dedo índice del guante con vaselina o un lubricante a base de agua apto para mascotas.

Paso 5: Levante la cola de su perro e inserte suavemente su dedo lubricado en su ano (aproximadamente una pulgada hacia adelante).

Paso 6: Busque un objeto sólido, del tamaño de un guisante o una canica en los puntos mencionados anteriormente: estas son las glándulas anales.

Paso 7: Con una toalla de papel en la mano entre usted y el ano de su perro, “ordeñe” suavemente la glándula con un movimiento hacia adelante (apriete primero la parte más distal de la glándula).

Aplique una presión suave, no más de lo que tocaría su ojo cerrado. (Nota: cuando la glándula está vacía, apenas debería ser palpable.)

Paso 8: Limpie el área limpia y repita el proceso en el otro casquillo colocado.

Paso 9: Después de que se hayan drenado ambas glándulas anales, use un paño tibio y jabón para limpiar completamente el área. Esto ayudará a eliminar el olor a pescado del líquido de la glándula anal.

Y, por supuesto, recompense a su cachorro por la calma y la cooperación si tiene que volver a hacerlo en el futuro.

¿Cómo se ve el líquido de la glándula anal?

El líquido de la glándula anal normal y saludable tiene uno consistencia fina y es marrón.

Si el líquido que extrae su mascota es espeso, grumoso o amarillo, verde o gris, podría ser un signo de infección o algún otro problema. Comuníquese con su veterinario.

¿Con qué frecuencia se vacían las glándulas anales del perro?

Los perros que necesitan ayuda para apretar sus glándulas anales suelen tener un horario de tres a cuatro semanas.

Busque signos de bloqueo levantando la cola de su perro y revisando, o usando los signos y síntomas enumerados anteriormente.

Si las glándulas anales de su perro se vuelven un problema crónico con impactación e infección constantes, su veterinario puede discutir la posibilidad de eliminarlas por completo (saculectomía anal).

Si bien este es generalmente un último recurso, puede ser lo mejor para la salud de su mascota.

Resumen

Las glándulas anales de su perro son una parte natural de su composición genética y una forma de marcar el olor.

Sin embargo, se deben tomar medidas para aliviar el dolor y la incomodidad que esta afección a menudo trae consigo cuando se bloquea o se infecta.

Puede aprender a auto-evacuar las glándulas anales en perros en casa, pero puede ser difícil y puede que no sea para todos.

Si le preocupa arrancar las glándulas anales de un perro, comuníquese con un experto (peluquero o veterinario) y permítale que le muestre cómo hacerlo.

[ad_2]

Recent posts

Similar Posts